jueves, 20 de mayo de 2010

TIPOLOGÍA DE LOS ESTUDIANTES

O "Tipología del estudiante", ya que existen varios tipos de alumnos que se pueden generalizar a todas las instituciones, oficiales o particulares, de nivel básico o de nivel medio superior y superior. Casi todos los que hemos pasado por las instituciones, como alumnos o como docentes, los podemos identificar como a continuación se describen. Todos han recibido un "mote" para caracterizarlos mejor.


1. El alumno "lumbrera"

Este alumno tiene todas las cualidades que una persona puede tener, físicas, intelectuales, psicológicas, sociales y morales. Es un "tipazo". Todo mundo lo admira y lo quiere. Sobre todo en tiempo de "exámenes" es muy solicitado por sus compañeros y se le arriban, para ver si algo se les puede pegar, o algo le pueden solicitar. "Quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija". Obtiene siempre y fácilmente las máximas calificaciones.

 Es buen lugar para observar a todos y cada unos de los integrantes del aula. Escucha atentamente al profesor y en diez minutos ya captó la idea que se va a exponer durante la clase. Sabe perfectamente que el profesor debe llenar por lo menos 50 minutos para exponer una o dos ideas, a las cuales complementa con antecedentes, explicaciones, consecuencias, ejemplos, anécdotas y chistes. Todo lo cual le aburre un poco, pero es respetuoso con el docente.

No es muy dado a tomar notas o apuntes. Más de algún docente le pregunta:

- ¿Y tú no tomas apuntes?

- No maestro, no los necesito.

- ¡Ah! ¿No los necesitas?

- No maestro, no lo necesito.

- Pues nos veremos en el examen.

- Pues nos veremos en el examen. Le contesta tranquilamente.

El maestro le hace un examen especial, según él muy difícil; pero el alumno se lo contesta todo y bien. Por regla general sabe más que el maestro, por la sencilla razón de que tiene un cociente intelectual más alto. Este alumno aprende con, sin o a pesar del maestro. Desgraciadamente este tipo de alumno no abunda. Existe uno por grupo. Excepcionalmente hay dos.

2. El alumno "machetero"

También le llaman "nerd" . No tiene las cualidades del alumno "lumbrera", pero obtiene siempre las máximas calificaciones. Es el alumno modelo, cuidadoso, dedicado, estudioso, organizado, puntual, respetuoso, limpio y ordenado. Hace los trabajos impecables y de acuerdo a las normas establecidas. Obtiene las mejores calificaciones "con el sudor de su frente", no con "el sudor del de enfrente" como muchos alumnos.
Este alumno es odiado por los demás compañeros y casi siempre pasa desapercibido en el salón de clases. Solamente se da a conocer cuando se entregan las calificaciones o se premian a los mejores trabajos. Casi siempre forman parte del "cuadro de honor" de la institución y reciben premios al final del curso, del nivel educativo o de la carrera, por su desempeño académico. Por supuesto son alumnos becados por la institución o por instituciones nacionales o internacionales.
Tampoco abundan estos alumnos en un grado o en un grupo escolar. Los hay entre dos o tres por grupo. Al igual que el alumno "lumbrera", "de lo bueno, poco".

3. El alumno "conflictivo"

Este alumno padece de "calificacioncitis aguda". A como dé lugar tiene que obtener siempre la máxima calificación. Sufre mucho y hace sufrir a todo mundo. En su casa lo tienen amenazado de muerte si no obtiene las máximas calificaciones. Para eso, hace todo lo impensable: copia en los exámenes, pide prestados los trabajos, amenaza, llora, patalea y se enoja si no lo logra.

En la primera evaluación se presenta en el escritorio del maestro y le reclama por qué obtuvo una calificación regular; En el caso de México, una calificación de 8 (OCHO).

- ¡Maestro! ¿Por qué me puso un 8 (OCHO)?

- Mira, déjame revisar mi concentrado de evaluaciones. En tal trabajo te faltó tal o cual cosa. En un trabajo de equipo les faltó utilizar audiovisuales en la exposición. En...?.

- ¡Pero Maestro! ¡En mi vida he obtenido un 8 (OCHO) de calificación!

Para esto le muestra la boleta de calificaciones. Está llena de dieces, que son la máxima calificación en México. No puede permitir que un "mugroso y repugnante" 8 (OCHO) esté manchando su expediente tan limpio e impecable. No contento con la explicación del maestro, va con el director de la escuela, con sus padres, con la sociedad de alumnos y con cuanto organismo educativo lo quiera escuchar para denunciar tal atropello. El maestro en cuestión se convierte en "el malo de la película".

Desgraciadamente este tipo de alumno abunda mucho en instituciones donde la didáctica tradicional y la didáctica tecnocrática asentaron sus reales desde siempre. Y además son famosas por tal tipo de enseñanza; en ellas priva la "meritocracia", o sea, el culto a las calificaciones, a los diplomas, a los cuadros de honor, a las medallas y a los reconocimientos públicos; como si se trataran de verdaderos "héroes de guerra".

De estos alumnos hay "dos que tres" en cada salón. Además son alumnos becados por la institución o por otro organismo educativo o empresarial. Hacen todo lo indecible por conservar la beca. A veces, andan solicitando a algún docente un "puntito" que les hace falta para obtener el promedio mínimo que les da derecho a seguir "disfrutando" del privilegio de la beca.

Finalmente, son alumnos que buscan la titulación automática, cuando se trata de estudios de Licenciatura, ya que muchas instituciones de educación superior tienen como una de sus opciones de titulación "la excelencia académica"; y para tener derecho a esa opción el alumno debe tener un promedio mínimo de 9.5 en toda la carrera. Para este alumno se convierte en una obsesión, semestre por semestre, asignatura por asignatura, asediando a los docentes para que no pongan obstáculo alguno.

4. El alumno "buenazo"

Este alumno es el que más abunda en una institución educativa; se diría que el 80% de los alumnos perteneces a este tipo. Es el alumno más feliz que existe en toda la institución. Es sociable, platicador, entusiasta, participativo. Sólo tiene un problema: las semanas de exámenes parciales, semestrales o anuales. Le entra el nerviosismo en todo su organismo, se desvela dos o tres noches, hace sus "acordeones" (resúmenes o síntesis), se encomienda a todos los santos del cielo, se enferma del estómago o le dan dolores de cabeza.
Con mucha angustia se acerca al maestro:

- ¡Maestro! ¿Qué calificación obtuve en su materia?

- Vamos a ver? Fulano de tal?. ¡Un 8 (OCHO)!

- ¡Bravo! Maestro. ¡Ya la hicimos!

En ese momento terminan todos sus sufrimientos y vuelve a ser feliz. Se olvida de los malos ratos de "las semanas traumatizantes" y vuelve a ser sociable, platicador, participativo.

Para este alumno lo ideal sería que no hicieran exámenes o evaluaciones, que quitaran esas "semanas traumatizantes" y que cambiaran el sistema de evaluación por el más sencillo: "aprobado o no aprobado".

5. El alumno "flojonazo"

Este alumno siempre llega tarde a clases, reprueba dos o tres asignaturas por semestre o ciclo escolar; llega a su lugar en el salón de clases y se acomoda en postura de descanso, con las manos en los bolsillos de su pantalón, observando toda la panorámica del aula. Todos los alumnos están haciendo un trabajo, pero él permanece tranquilo sin mover un solo dedo.

El maestro se le acerca y le dice:

- Pero fulano de tal?. ¿No te dan ganas de trabajar como tus compañeros?

- ¡Sí maestro! ¡Pero me las aguanto!

Es tan descarado, que no se inmuta por nada. Todos los castigos y amenazas no le hacen mella, todo le resbala. Así es feliz. Ninguno de sus compañeros lo quiere como integrante de un equipo de trabajo, porque es incumplido, no hace la tarea que le asignan y deja mal parado al equipo en los trabajos.
De estos alumnos hay algunos ejemplares en cada grupo, en cada semestre, en cada institución educativa de cualquier nivel. "Andan arrastrando la cobija" siempre y van sobreviviendo con exámenes extraordinarios o especiales, pero más que nada, porque causan lástima a los compañeros, a los docentes y a los directivos.

6. El alumno "Adulón"

Este alumno está muy pendiente de lo que hace el profesor, desde que llega a la institución y al salón de clases. Va muy solícito a su encuentro.
- ¡Buenos días, profesor! ¿Cómo está usted? Permítame llevarle su portafolios.

Lo acompaña hasta el salón de clases platicando muy amablemente con él sobre los acontecimientos del día o sobre la clase en cuestión. Al llegar al escritorio del maestro le entrega su portafolios y le deja una manzana o un dulce. Es el máximo defensor del maestro y su más ferviente admirador. Por supuesto se sienta en primera fila. Tiene espíritu de servicio y forma parte de una especie de estudiante en extinción: el voluntario. Ya que los mismos compañeros de la institución educativa han acabado con él, porque le llaman, además, IBM, "gato"... (en México: IBM: "y ve me a traer esto, aquello". GATO: "sirviente, ayudante").

7. El alumno "gánster o pistolero"

Este alumno tiene amenazado a todos los compañeros de salón. No pide las cosas prestadas, las arrebata. Nadie lo quiere, pero él consigue todo a la fuerza. Se apropia de las cosas y si alguien le presta un libro o unos apuntes, ya se puede ir despidiendo de ellos. "Ojos que te vieron ir, no te verán volver".
En tiempo de exámenes, siempre está preguntando las respuestas a los compañeros más cercanos.

- ¡Ps, ps! ¿Cuál es la tres?

Como nadie le hace caso, amenaza:

- ¡Ya verás a la salida!

Si el maestro le llama la atención:

- ¡A ver fulano de tal! ¡Póngase de pie!

- ¿Yo? ¿Y por qué yo?

Contesta en forma desafiante. El maestro, cuando se va de la Institución educativa, al llegar al estacionamiento, encuentra su coche con las llantas ponchadas, los limpiaparabrisas rotos y la pintura toda rayada. Además se dedica a la venta de objetos de "fayuca" (mercancía de contrabando). Dice que los vende al costo, pero lo cierto es que le obtiene ganancias hasta el triple de su costo original.

8. El alumno "Fantasma"

Este alumno casi nunca asiste a clases. De vez en cuando se aparece con todos los "falsificantes" habidos y por haber. Se inventa todas las excusas inimaginables:

- Salí de viaje?

- Se me murió mi abuelita?

- Estuve enfermo?

- Se me descompuso el coche?

- No pasó el camión?

- Tuve que ayudarle a mi papá?

Siempre despreocupado le dice al maestro:

- ¡Maestro! No había podido venir porque... pero le traje unos dulcesitos de mi tierra.

- ¡Maestro! ¿De a "cómo" o de a "pomo" le hacemos? Usted nada más dígame?

Como casi siempre consigue su propósito, lleva su estrategia a todas las instancias. Basta con "llorar" un poco y contar los más inverosímiles sucesos personales y familiares para que algunos profesores, directores y demás autoridades educativas muestren sensibilidad ante tales circunstancias y le concedan los respectivos "justificantes" o la autorización para que se le dispensen las ausencias y se le den oportunidades de "ponerse al corriente" en sus trabajos y tareas. Además, sabe perfectamente que en la didáctica tradicional, basta con mostrarse compungido, apenado y sumiso para conseguir todo lo que se propone. Asimismo, abundan los profesores y autoridades "alumnistas" que hacen que este tipo de estudiante prolifere por doquier.

9. El alumno "satélite"

Este alumno busca siempre a un alumno "lumbrera" o a un "machetero" para estar cerca de él en todo momento, admirando sus trabajos, sus intervenciones en clase y sus logros como estudiante en la universidad. Está presto a servirle en todo. Lo invita a la cafetería para ofrecerle un café, un refresco y hasta un bocadillo con el fin de ganar su confianza. En el salón siempre se siente a su lado y cuando se trata de trabajar en equipos, de inmediato se apunta en su equipo. Por supuesto, el alumno "lumbrera" o el "machetero" fungen siempre como coordinadores y el alumno "satélite" siempre está dispuesto a hacer la "talacha", el trabajo pesado, como la compra de material o la captura de la información.

Poco a poco la ideología del líder va minando a este tipo de alumno, al grado que en poco momento, piensa y actúa como él. Está hecho a su "imagen y semejanza" y se siente seguro durante toda la carrera. Lo malo es que se acostumbra a él, de tal modo que saliendo de la universidad, seguirá dependiendo de él y, sin duda, formará parte del grupo de trabajo o de la empresa donde trabajará. Para toda la vida, como un auténtico satélite de un planeta, girará a su alrededor. Pero por regla general, son tres o cuatro alumnos los que forman parte del grupo de "satélites".

10. El alumno "lunático"

Este alumno siempre está distraído. No sabe ni en qué día vive. Olvida por completo qué asignaturas se verán en cada día de la semana. En clase siempre está ensimismado en sus pensamientos. A su libreta le salen ojos, boca, cabello... ¿En quién estará pensando? Por supuesto que no hace las tareas o si las realiza las olvida en su casa. Con frecuencia se queda solo en el salón, cuando todos sus compañeros ya salieron al terminar una clase. Despierta de su sueño

- ¿A poco ya se acabó la clase?

Los olvidos le salen caros porque se reflejan en sus calificaciones y sobre todo en los trabajos de equipo. Sus compañeros ya no lo quieren aceptar en su equipo porque los deja plantados con sus comisiones. Cuando se trata de exposiciones de equipo ante el grupo olvida el material audiovisual y perjudica a todos, ya los profesores evalúan al equipo.

- "Los olvidos se pagan en otra ventanilla".

Le dicen los profesores.

11. El alumno "showman"

Este alumno es "hiperkinésico"; no se puede estar quieto ni en silencio. Es muy divertido y a todos les cae muy bien. Siempre está alegre y tiene "sal" para contar anécdotas y chistes. Tiene mucha energía y no se cansa nunca. Con frecuencia "le roba" la clase a los maestros. Al maestro nadie le hace caso; los alumnos no atienden a sus exposiciones y explicaciones.
Este alumno se levanta de su lugar con frecuencia y va al escritorio del maestro o con algún compañero del salón. Es el alumno que más reportes de "indisciplina" tiene durante el semestre. Pero no tiene remedio, ya que la energía que trae por dentro tiene que canalizarla de muchas maneras. No es apto para la modalidad escolarizada, sobre todo en instituciones en donde los alumnos permanecen sentados durante por lo menos siete horas diarias, escuchando a los maestros o tomando notas.

Consideraciones finales

Esta tipología del alumno no es la única. Por supuesto, que existen más tipos de alumnos, los cuales surgen de acuerdo a lugares, a épocas, a tipos de instituciones, a niveles educativos y a modalidades de propuestas curriculares.

Tampoco existen los tipos de alumnos puros ya que se pueden dar combinaciones; o un mismo alumno va pasando de un tipo a por lo menos otros dos o tres, según se van dando las circunstancias de su vida escolar o según él lo va determinando; porque todos son conscientes de que están en determinada tipología del estudiante.

Los maestros los conocemos muy bien y más o menos hemos descubierto cómo tratarlos y cómo contribuir a su formación.

FUENTE: Mtro. Alfredo Lugo González
Maestro en Sociología de la Educación
Universidad Vasco de Quiroga A.C.
Morelia, Michoacan (México)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada